EMILIO PEMJEAN

PALIMPSESTO

El proyecto hace un recorrido por arquitecturas hoy inexistentes pero identificables y convertidas en referentes  y mitos colectivos por la pintura, haciendo presente un proceso de transformación temporal (asociado a una transformación en su percepción y representación) que se inicia con la construcción real del espacio, la utilización del mismo mediante la disposición intencionada del “atrezzo” necesario para la representación pictórica, su posterior desocupación y pérdida de valor de uso (y apropiación de un valor de signo y símbolo que llega hasta nuestros días), la destrucción física de los edificios que los contienen, la reconstrucción tridimensional de un modelo a escala y el proceso fotográfico y videográfico del mismo.

El espacio desnudo fotografiado se percibe como un palimpsesto, conservando las huellas de una o varias escrituras superpuestas y parcialmente borradas e invitando a una lectura de múltiples capas que dialogan entre ellas y que invitan a una relectura del espacio representado, su valor como símbolo y su capacidad para representar un orden socio-económico, cultural y político determinado.

palimpsesto.(Del lat. palimpsestus, y este del gr. παλίμψηστος).

  1. m. Manuscrito antiguo que conserva huellas de una escritura anterior borrada artificialmente.
  2. m. Tablilla antigua en que se podía borrar lo escrito para volver a escribir.

CANOPUUS T

El proyecto analiza la relación entre el color, la luz y el soporte pictórico-fotográfico -todo ello determinado por las nuevas tecnologías digitales- y la posibilidad de invertir dicha relación.
La luz es uno de los grandes pilares de toda obra pictórica; por eso, cuando contemplamos cualquier escena, observamos una iluminación concreta. Pero la iluminación puede revestir infinitas formas diferenciadas que inevitablemente condicionan el resultado final de la escena representada y, por tanto, nuestra percepción de la misma.

La percepción determina que los tonos que parecen más cerca del espectador son los más próximos al rojo, seguidos del anaranjado, amarillo, verde, azul y por último el violeta, que parecerá el más a